lunes, 28 de julio de 2008

Un Cachetazo Al Buen Gusto

Hay gente que nunca supo distinguir lo lindo de lo feo.
Todos tenemos algo de ropa impresentable que sólo nosotros conocemos. Jamás se nos ocurriría permitir que alguien ose sacarnos una foto para quedar escrachados para la posteridad.
No es el caso del Diego y la Claudia...

Esas jogginettas eran un espanto antes y lo siguen siendo hoy.
Sin dudas es notable la cara de la Claudia en estado puro ó virgen, antes de tunearse a lo pavote con cuanto cirujano encontrara...