domingo, 4 de noviembre de 2007

La Televisión Es Cultura

Una vez más, un hijo de famoso creyó que la portación de apellido iba a permitirle hacer cualquier cosa. Ese fue el caso de Juan Gabriel Altavista, que entre otras cosas, el apellido le permitió disfrazarse como si fuera carnaval en su casamiento con el viejo "cat" Gisella Barreto
Convengamos que la culpa no es del chancho, sino del que le dá de comer, por lo tanto el animalito que contrató a este papanatas es peor que él...

altavista 91
Que este sopenco haya tenido un programa para chicos, explica el por qué de muchas cosas.