viernes, 11 de abril de 2008

Frankamente Lamentable

En el 94, Moria quiso mostrar que realmente era una trasgresora que estaba dispuesta a todo, y se le ocurrió hacer un balneario en Mar del Plata donde estuviera permitido hacer topless (cosa que para ese entonces era casi algo escandaloso)
Puso a Vadalá a laburar como nunca, y abrieron una mentira, donde el día de la inauguración, Moria se encargaba de cortarle el corpiño a dos o tres felinos que buscaban fama veraniega...

Moria creyó que esta era una buena forma de promocionar su emprendimiento, así que, aprovechó para posar junto al cartel para la nota que le hizo GENTE

moria - playa franka 1994

Lo que queda clarísimo es que, todo les importó tres belines, porque podrían haberse puesto un poco las pilas y hacer un cartel un poco más "digno"...
Las dos que vienen caminando como si no supieran que estaban haciendo una foto, podrían haber disimulado mejor...
El corpiño que cuelga del cartel no tiene goyete, como tampoco el look de Moria y esos pelos anaranjados... No hay una sola cosa que zafe.
Demasiado mal gusto junto.