jueves, 10 de mayo de 2007

El Desayuno de Luisa

Otra vez el recurso archiconocido de "Un día en la vida de..."

Esta vez, le tocó el turno a Luisa Albinoni (personaje que el 90% de las veces en que la escucho hablar con esa voz de pito inaguantable, me pone los pelos de punta)

No hay muchas fotos dignas de ser mostradas, LA SEMANA no le puso mucha garra...
El cuarto de Luisa es algo patético en los 80, los 70 y ahora. Ya que iban a sacar un par de fotos, podría haber cuidado un poco la combineta de las sábanas y la frazada.
Además, hay algún ser humano que se despierte en una cama tan prolija??? Por lo menos, hubiera arrugado un poco las sábanas. Y menos va a despertarse con el pelo como si recién hubiera salido de lo de Miguelito Romano. Ese camisón, entra en la categoría de lo lamentable también.

La pobre vieja le llevó el desayuno, para que después, Luisa siga tomando mate en el comedor...
Me mata el frasco discreto y distinguido que tiene sobre la mesa. Pero lo que merece un capítulo aparte es lo que está detrás de Luisita.

Esta foto es del 81. No podés ser tan laucha y tener un televisor así, siendo un personaje de la tele que si no hubiera sido por los castings sábana (Polino dixit) que tuvo que pasar, no hubiera hecho ese pedorro papel en "La Peluquería de Don Mateo" haciendo esa risita "jijiji" y llamando a la madre para que adivine lo que encontró detrás de un arbolito.
Y otra cosa... Qué es esa manía de usar el televisor como si fuera un mueble??? Qué necesidad hay de poner cosas en exhibición arriba de un televisor??? Nunca lo voy a entender.