viernes, 4 de mayo de 2007

Vanguardia

En el 90, Susana demostró que estaba a la altura de cualquiera de los diseñadores vanguardistas fashion que hoy pueden exponer sus diseñor en la fashion Week y demases, haciendo una producción para la notable revista LA REVISTA.


Me resulta inevitable pensar que agarró una de esas cortinas de tiritas de colores, bien ochentosas, que estaban en toda verdulería, carnicería y/o almacén que se preciara de tal y se la puso a modo de pollera... Una obra digna ser exhibida en el MoMA y saltar a la verdadera fama.

Hoy, además de agradecerle a Florence su opinión sobre este blog le prometí una foto imperdible, y espero no haberla defraudado...