sábado, 14 de abril de 2007

El Cumpleaños de Guillote...

En el 86 Guillote hizo una fiesta para la que repartió 250 invitaciones, y a pedido suyo, tenía que haber imagenes de Mickey en todos lados (???)

Los regalos no fueron "moco de pavo". Entre Yuyito, Ruggeri y Gareca, le regalaron un Mercedes Benz 1000 S. También le regalaron un Dupont de Oro y varias cosas más.

No hay que perder el detalle de los participantes de tremendo evento...
La carita de Guillote no tiene nombre. Creo que hoy, viejo y todo como está, no es taaaan desagradable.
Lucía Galán, mersa como de costumbre se puso la campera dorada para llegar, no fuera cosa que se le tome el pecho y no pueda cantar. Y Joaquín Galán... No merece comentarios. Una persona en su sano juicio no podría haberse puesto espantosa camisa.

Como en todo evento que se precie de tal, no puede faltar la vieja y querida foto grupal...
Se nota que el mix fue grosso. Cristina Lemercier (RIP) Lalo y Hugo Maradona, los Pimpinela, la hija de Guillote, Paula Dominguez (antiguo gato que vaya uno a saber en qué cueva andará) y el grandioso Dr. Bilardo.

Capítulo aparte merece la parda de Yuyito. En esa época, ya era muy grasa. Se ve que el dorado era el color ultra top de la temporada. Semejante evento ameritaban que Roberto Piazza le diseñara esa campera espantosa, un top que no se le ve, y esas calzas negras, que se les llamaba "fuseau" (no fuera cosa que si se las llamara por su nombre, fueran de menor categoría...). Queda claro. Por ese entonces, Roberto Piazza no usaba mucho la imaginación a la hora de diseñar "ropa".


Por último, acá tenemos a un autentico precursor. Un verdadero "fashion victim" que seguramente haya sido tildado de mamarracho. Nadie supo comprenderlo. Estaba varios pasos adelante en la moda.
El traje con zapatillas es algo completamente actual, revolucionario para la época. Un visionario. Si señor!!!
Los zapatitos rosa de la mujer, son una obra maestra del terror. Y el moño de Yuyito es lamentable. Tan lamentable como los moños que le ponen en el techo de los autos de los que se casan.
Dios... Cuanto mal gusto junto.
Me hace mal!!!