martes, 3 de abril de 2007

Un día en la vida de...

La clásica producción mostrando las actividades de un personaje son un recurso más que antiguo. Lástima que las revistas en cuanto tienen un espacio que cubrir, ó se les acaban las ideas, rellenan con eso.
En el 82, los de Gente pasaron un día con Moria y lo documentaron. Hay varias cosas que son más que notables.




Lo primero que hizo Moria ese día, fue bañarse. Hasta ahí, todo bien.
El detalle: Amaneció a las 14:30 hs.
De ahí, directo a la cocina. Por las fotos siguientes, se puede inferir que la "Producción" fue hecha en invierno, si no, daba pensar que estaban en carnaval. Moria no se vistió como cualquier mortal. Se disfrazó de zebra para hacer una sopa... Alguna vez tuvo un espejo en su casa???






La agitada vida, la obligaba a dedicarse a diseñar el vestuario que usaría en el teatro, y para eso se juntó con el maraca de turno para que le diseñe algun modelito bien patético como los que suele usar aún en estos días... Hace falta vestirse así?? Por favor!!!
Basta Moria!!!




Pero esto no es todo en la vida de semejante estrella. No hay que olvidarse de un detalle fundamental: Las Mechas. Para arreglar esa maraña, nada mejor que ponerse bajo las manitas de Miguel Romano, quien por ese entonces, no se definía a si mismo como un condor, ni hacía las trapizondas que lo llevaron a la justicia, y que vaya uno a saber cómo terminará...
Como podemos ver, esto es puro sacrificio. Por eso, hay que estar bien temprano en el teatro, porque hay mucho que hacer.Lo primero, elegir el vestuario. Imperdible el detalle transparente de los pantalones y la busarda de totín.


Yo pensé que la bicicleta fija la usaba Moria para imaginar que bajaba alguna que otra caloría, pero no... El que usa la bicicleta es el muñeco de bigotes que más que muñeco, parece una mariposa en pleno vuelo...

Claro, esto recién empieza, y es lógico estar agotada. No es joda hacer tanto en un sólo día, así que es indispensable someterse a una sesión de masajes mientras miraba televisión. Pobre, noo tenía control remoto, así que se tuvo que bancar el mismo canal toda la sesión...

Y bueno, como todo concluye al fin, nada puede escapar, Moria no se escapó a la salida, y se fue "con rumbo desconocido" junto con la mariposa esa que no la dejaba ni a sol ni a sombra...
Por suerte, esto terminó, porque me estaba agotando tanto laburo junto...