miércoles, 20 de junio de 2007

Teresa...

Otra que se recauchutó hasta las orejas...
Creo que la Teresa Calandra de hoy no tiene en común ni las uñas de los pies.