miércoles, 6 de junio de 2007

Un Grande

Ya sabemos que a Huberto no le importa nada, pero esto termina de confirmarlo.

No contento con haber quedado escrachado al salir en busca de Jazmín, así como estaba, se fue a la farmacia a buscar los calmantes para el dolor de napia...

Lo siguieron mil cámaras, pero él, fiel a su estilo, se mantuvo como si nada pasara.
Eso es tener estilo...